In memoriam: José María Segovia de Arana

José María Segovia de Arana ha nos ha dejado, tras una vida tan larga como fecunda. Es difícil describir siquiera sucintamente el impacto de su quehacer en la génesis y desarrollo del Sistema de Salud. Su historia no se entiende sin José María Segovia.

En tiempos de zozobra, incertidumbre y voluntades reformistas hay una certeza aceptada con rara unanimidad: tenemos un excelente SNS que se compara con éxito con cualquiera de los mejores del mundo. A diferencia de de lo que sucede en otros ámbitos no pide grandes reformas “estructurales”.

Este logro no fue un fruto obligado e inevitable del desarrollo económico, político y social. El desarrollo ayudó, pero las cosas podrían haber sido de otra manera y no lo fueron por la audacia, clarividencia y entrega de unos cuantos a los que el Dr. Segovia lideró.

Algunos hitos propiciados por él modelaron y condicionaron el futuro.

En 1964 una pequeña clínica privada (no estrenada) de los dominicos (la Clínica Puerta de Hierro) era vendida a la Seguridad Social que no sabiendo muy bien qué hacer con ella, la encomendó a dos médicos visionarios (J.M.Segovia y D.Figuera) que aceptaron el encargo con algunas condiciones que incluían dedicación plena y exclusiva, estructura jerarquizada y especializada de servicios médicos, libertad para la contratación de personal (ajena a la entonces imperante), ambición investigadora y presencia de unos posgraduados llamados internos y residentes similares a los que existían en algunos hospitales españoles y extranjeros. El sistema (modelo Puerta de Hierro) tuvo éxito inmediato y fue exportado a otros grandes centros que se estaban abriendo.

En los 70 y tras aceptarse (no siempre sin resistencia) que el éxito del cambio radicaba en la formación práctica supervisada y remunerada de los médicos recién graduados se institucionaliza y consolida el sistema MIR y los requerimientos para la formación de especialistas. Todo ello cristaliza en normas propiciadas por J.M.Segovia a finales de esa década siendo el primer presidente del Consejo de Especialidades Médicas y Secretario de Estado para la Sanidad.

Siendo médico de cualificación y perfil hospitalario entendió antes y mejor que muchos que una atención sanitaria integral no era posible sin una potente medicina primaria y se convierte en promotor decidido de la Medicina Familiar y Comunitaria, creando la especialidad (1978) y construyendo el primer centro de salud con acreditación docente.

En otro extremo tecnológico y un año después (1979) promueve y consigue que se apruebe la modélica Ley de extracción y Trasplante de Órganos.

Si ha habido un protagonista con visión estratégica y audacia gestora en el escenario sanitario español del siglo XX ese ha sido sin duda el Profesor José María Segovia de Arana.

Descanse en paz y eterna vida en nuestra memoria agradecida.

En Toledo a 4/01/20169

José Luis Conde Olasagasti (Ex MIR de la Clínica Puerta de Hierro)

Deja un comentario